RD

Calzados con el apresto del evangelio de paz


Las Buenas Nuevas de la salvación emanan del “Dios de paz”. Por ellas es anunciada la paz a los hombres en virtud del sacrificio de Cristo. Este mensaje pone la paz a disposición de todo aquel que la desea.

Después de estar ceñidos con la verdad y de haber vestido la coraza de justicia, el creyente se calzará con el apresto del Evangelio de la paz.


En virtud de la obra de Cristo, no sólo tiene la “paz con Dios”, sino que efectivamente vive en una comunión sin obstáculos con el “Dios de paz”.
Resulta que la paz llena también su corazón y así está «pronto» a manifestarse a todo aquel que encuentra en su camino: “¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la paz!”
(Romanos 10:15).

Es posible que, por esta razón, el creyente coseche odio en lugar de amor, enojo en lugar del agradecimiento.
Sin embargo, en cuanto dependa de él, está en paz con todos los hombres (Romanos 12:18).

¿Por qué el mundo está lleno de descontento y disputas?
Porque el hombre lucha por adquirir bienes terrenales y obtener beneficios materiales; porque su egoísta corazón, ávido de honores, queriendo siempre tener razón, no busca el interés de su prójimo, sino que se ensalza por encima de él.
En tal contexto, el cristiano puede derramar un hálito de paz venido del cielo, donde él vive por la fe, porque se goza de sus
bienes celestiales y no busca el honor que viene de los hombres
sino el que viene de Dios.

Ocurre demasiado a menudo que, por falta de vigilancia, hemos olvidado ponernos este calzado y manifestamos insatisfacción,
mal humor y envidia.

El enemigo se sirve de esto para suscitar discordias y disputas en nuestro propio hogar, entre los creyentes y aun en nuestras
relaciones con las personas del mundo.
¡Qué triunfo para Satanás! Consiguió una victoria, privándonos así,
por cierto tiempo, del gozo de las bendiciones celestiales.

¡Qué importante es esta pieza de la armadura! En este mundo,
podremos ser útiles mensajeros del Evangelio de paz sólo en la medida
que nuestra conducta para con los hombres rinda testimonio de esto.

Las siguientes piezas de la armadura constituyen el escudo de la fe
y el yelmo de la salvación.
Se refieren más a la conservación de la confianza en Dios.


Escribenos a: masdesugloria@live.com
 

Que Dice La Biblia?

...Esta es la palabra de fe que predicamos:
que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor,
y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.
Romanos 10:8-9

Palabra de Dios

La Palabra que es cortante

Porque todas las cosas proceden de él, y existen por él y para él. ¡A él sea la gloria por siempre! Amén. (Romanos 11:36).
 
Blogger Templates